Las apariencias

las apariencias 01

 

Todos ven lo que tú aparentas; pocos advierten lo que eres.

 

Nicolás Maquiavelo

 

 

Vivimos revestidos con disfraces inconscientes que encubren todas nuestras carencias. Fachadas desconchadas que dejan al descubierto imperfecciones de construcción. A lo largo de la vida nos cruzamos con falsos de mil caras, fuertes que no lo son o mediocres de osadía infinita. Oímos impostadas risas de karaoke o derramamos lágrimas no sentidas e impuras. ¡Cuántas veces las apariencias engañan como ese remo recto que parece curvo en el agua! ¿Por qué no presentarse como uno es? ¿Por qué alguien puede sentirse frustrado por no cumplir las expectativas creadas ante los demás? ¿Es humano y por tanto perdonable intentar vivir como lo que no eres?

Por otra parte, a menudo nos dejamos llevar por la primera impresión, prejuzgando de una manera injusta y precipitada. ¿Pero la intuición es más sincera que la razón? Seguramente, al menos sí más espontánea y valiente. Cuántas veces complicamos un problema con vueltas y más vueltas hasta acabar sin solución, enredado en los dedos como las figuras entrelazadas en las manos en el juego del hilo. ¿Puede la intuición mandarnos señales que nos advierten ante una situación? El nudo en el estómago, dolores de cabeza o los sueños suelen ser los avisos del subconsciente. Miles de años de experiencias nos conducen a tomar decisiones instantáneamente y suelen ser las más acertadas.

En este teatro de sombras chinescas no deberíamos olvidar que la imagen proyectada puede ser una delicada figura de una mariposa pero que lo importante y verdadero son las manos que le dan forma.

 

Fotoandeco

Mayo 2013