Sesión fallera con Arturo.

sesion fallas 2013 Arturo 82

 

 

Podemos decir que Arturo (3años) es ciudadano del mundo. Padre francés, madre brasileña, nacido en Huesca y residente en Valencia. Menudo cóctel! Pero no quería dejar pasar estas fallas sin inmortalizarse en un lugar emblemático vestido de fallero. Está guapísimo, verdad? Genial la sesión. Me lo pasé “pipa” con él! Ya os enseñamos algo de la sesión de estudio que hicimos con toda la familia. Así que ya está acostumbrado a la cámara y a mis indicaciones (“qué pesao”-pensará). Lo hace de maravilla!! Gracias Arturo!!

Amor eterno

amor eterno baja 01

Bajaría al fin del mundo, /sería un pobre vagabundo/ si me lo pidieras tú./ Volaría hasta la luna,/robaría una fortuna,/si me lo pidieras tú./Dejaría vida y patria,/ abandonaría hasta mi casa,/si me lo pidieras tú./Se pueden reír de mí,/cualquier cosa haría por ti/si me lo pidieras tú.

Hymne a l’amour

Edith Piaf

Sostiene un estudio que las parejas que viven cuarenta años juntas son más felices. Según la publicación lo más difícil es el primer año de convivencia, el aprendizaje ante una nueva situación. Acoplamiento que necesita su período de rodaje, superando la presión social de ser felices constantemente con mensajes machacones que hablan de fracasos a nuestro alrededor sin tiempo a remontar altibajos, malos momentos o desvanecer espejismos. ¿Amor eterno? ¿Requiere esfuerzo o si es así ya no es amor?

Quemamos etapas a toda velocidad convirtiéndonos en mendigos emocionales, desnortados y, a fuerza de maltratarlos, olvidamos conjugar verbos como amar, convivir o respetar. Perniciosamente llamamos esposa a la compañera que no está para maniatar si no para entrelazar destinos. Buscamos a la media naranja perfecta cuando lo importante es complementarse. Crecimos con la imagen del príncipe azul de disney que se desdibuja y humaniza al pasar a tamaño natural. Cada vez con más frecuencia caemos en la trampa social del envoltorio sin ser capaces de descubrir trasfondos llenos de sensibilidad y sabiduría. Al despertar una mañana nos preguntamos amargamente si tiene sentido que aquella persona para la que lo éramos todo en la vida siga ocupando la AA en la agenda de nuestro teléfono.

En cambio, ¿por qué otras parejas consiguen esa conjunción de sentimientos, propósitos y metas? ¿ Será simplemente un grado adecuado de oxitocina el elixir de la fidelidad o influye la transmisión de valores y nuestra madurez emocional en las futuras relaciones? ¿Se aprende a convivir?

Otras veces leemos hermosas y trágicas historias de muertes prematuras tras la marcha de la persona amada. Vidas cojas y sin sentido que nos recuerdan al personaje Ricardo Darín en El secreto de sus ojos preguntando perdido ¿como hizo para aprender a vivir sin ella?

Fotoandeco

Marzo 2013

Fotos de “Los Vidal” hasta 7 de abril en La Beneficencia

IMG-20130324-WA0000

 

Te has pasado! Gracias Toni Ramos por el artículo que publicas hoy, en la edición de la Comunitat valenciana, del periódico LaRazón.

Racionalmente emocionales

hoja baja 06

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.

G.k. Chesterton

 

Creemos subsistir con las riendas de nuestra vida bien asidas, seguros de a dónde queremos llegar y por qué caminos transitar pero muy a menudo al ver nuestra existencia nos sacude la imagen como si fuéramos la hoja flotando a la deriva por los rápidos del río de la vida. A veces discurriendo mansamente, otras medio sumergidos en las turbulencias caprichosas de las corrientes. Chapoteando en las decisiones tomadas, con frecuencia nos preguntamos por qué escogimos en su momento ese camino, cómo llegamos a este punto o por qué se cruzó en nuestra vida esa persona.

A veces pensamos que si no sucede algo es porque no tenía que ocurrir. Schopenhauer lo llamó fatalismo trascendental y podemos llegar a creer que nuestros actos no dependen de nosotros ya que todo acontece en este mundo por rigurosa necesidad. ¿Existe el destino? De tal manera, cada cosa que nos pasa tiene su por qué, igual que cada persona que llega a nosotros es porque nos enseñará algo nuevo.

Pero quizá no todo esté predestinado sino que debido a los patrones aprendidos desde muy pequeños actuamos inconscientemente. Según parece nuestro inconsciente toma decisiones una fracción de segundo antes que la parte consciente. Así pues, dependemos de la parte instintiva y emocional de nuestro cerebro. A pesar de nuestra supuesta racionalidad, funcionamos la mayoría de las veces por impulsos emocionales que salen a la luz después de muchos años de aprendizaje silencioso. Pero entonces ¿Somos presos de nuestro carácter? ¿Todo está escrito o nuestro subconsciente actúa de manera independiente según experiencias adquiridas? ¿Y cómo se enfrenta una persona creyente a todo lo dicho sobre el destino ?

Debemos recordar las palabras de San Pablo sobre la predestinación. Nos habla del designio benevolente; así pues y según él, Dios nos crea para salvarnos, para estar a su lado y ser felices siguiéndolo. Dicho esto, nosotros somos libres para buscar nuestro destino teniendo presente el llamamiento a la responsabilidad que hace la Iglesia respecto a esa libertad en relación con su destino eterno.

En cualquier caso, tengamos esa actitud positiva y respetuosa hacia todo lo que nos rodea, con los ojos bien abiertos, viviendo plenamente y propiciando buenas experiencias y oportunidades.

Fotoandeco

Marzo 2013