Los móviles: fototografía para todos

   Siempre he pensado que la mejor arma de trabajo del fotógrafo es su ojo. Su propia visión de la realidad, su sensibilidad y saber aprovechar aquello que el gran maestro Cartier-Bresson llamaba el instante decisivo.

Si a todo esto le sumamos técnica y equipo, mejor que mejor. Pero todos sabemos que no por llevar un equipo a la última seremos  capaces de arrebatar un fotón a lo que tenemos delante y en cambio una fotografía realizada con una máquina desechable puede transmitir poesía y sentimiento a raudales. Todo dependerá, como es natural, de lo que nos propongamos y de lo que seamos capaces.

Ya hablábamos en el primer texto de fotoandeco de la democratización de la fotografía y nada ha ayudado más a ello que el fenómeno de la utilización del móvil como sustituto de la cámara fotográfica. ¿Con el aumento de resolución de aquéllos será la muerte de las compactas? ¿Podemos llamar arte a una fotografía hecha con un móvil? Ya existen movimientos como eyephoneography que apuestan por las exposiciones de artistas que utilizan sus móviles como nuevas herramientas de expresión. En este campo, naturalmente estamos en el ámbito de lo subjetivo como todo lo que rodea el arte por lo que unos lo llamarán arte y otros simples fotografías realizadas con móviles como ya se destaca en las exposiciones que comentamos.

Jesús León defendía en su interesante artículo en El Confidencial, del 2 de Noviembre, el trabajo de los fotógrafos con sus smartphones como si la acuarela o el óleo no fuera también pintura que se expone en museos. Recordaba de igual manera si se podía menospreciar una fotografía de Helmut Newton por haber utilizado Polaroids…

Sin duda, las posibilidades se multiplican, las opciones aumentan y me temo que las opiniones también se radicalizan.
Recordemos en este momento también la utilización del Iphone por fotógrafos profesionales durante la guerra de Afganistán. Teru Kumayana y Balazs Gardi durante cinco meses entre el 2010 y 2011, se integraron en el batallón marine 1/8 en Helmand. Allí utilizaron como herramienta de trabajo un Iphone con la aplicación Hipstamatic. Estamos ante el triunfo de la inmediatez y la espontaneidad gracias, por ejemplo, a Instagram u otras redes sociales que ayudan a que los amantes a la fotografía estén más conectados que nunca.

El debate está servido y nos gustará leer vuestras opiniones.

Por cierto, la fotografía que acompaña este texto es de nuestro buen amigo Javier que, tan oportuno como siempre, nos mandó un ejemplo de la utilización de los móviles en el día a día. Gracias!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s